Pablo Oliete

Desarrollando el ecosistema Industria 4.0 es España


¿Qué busco con este blog?

Este blog refleja mi opinión personal y espero que sea también un vehículo de conexión con otras personas que, como yo, se sigan sorprendiendo del espectacular momento tecnológico que vivimos en España.

Pablo Oliete

Desarrollando el ecosistema Industria 4.0 es España


Noticias

marzo 24, 2021 Noticias no responses

Cuatro testimonios y una pandemia

Cuatro testimonios y una pandemia

En estos últimos días del mes de marzo, he tenido la necesidad de reflexionar sobre cómo había afectado en mi vida el dichoso bicho.

Vaya por delante que no me he contagiado, por lo que sigo teniendo la incógnita de como podrá afectar a mi salud de forma directa. De forma indirecta, tengo claro que me ha afectado. No dedicaré esta tribuna a compartir la experiencia vital de un hipocondriaco reconocido, sino a dar una visión más empresarial y en la medida de lo posible, espero que sea positiva para quien me lea.

Introduzco un dato, no muy importante, pero que sirve para contextualizar. Desde marzo 2020 hasta marzo 2021, desde FOM hemos promovido la participación en tres proyectos empresariales. El orden cronológico de las inversiones sería: IDDI DESIGN (dedicada al diseño de Negocios Híbridos), FOM INSIGHTS (responsable del desarrollo de ATLAS TECNOLOGICO) y FOM HEALTH (vehículo de inversión a través del que participamos en Homedoctor, empresa responsable de comercializar el primer Robot de Salud diseñado y fabricado en España). Por ahora cada una de ellas evoluciona de manera distinta, pero desde luego puedo concluir que la experiencia ha sido muy positiva. Evidentemente también hemos tenido una importante dedicación sobre el resto de nuestras empresas participadas.

Pero en mi reflexión sobre el último año, lo que más ha pesado, no han sido los éxitos o fracasos de los proyectos empresariales en los que participamos, sino la vivencia personal que he podido tener con “enormes empresarios”. Me siento un privilegiado y quiero traer a esta primera tribuna de “Testimonios Empresariales” cuatro nombres propios.

El primero es Manuel Torres Martínez, presidente del Grupo Industrial MTorres. Hasta su inoportuna muerte en noviembre de 2020, he podido disfrutar y aprender de un genio de la innovación como presidente, en mi etapa como director-gerente de la Fundación Isaac Peral.

Durante la etapa de confinamiento hablamos largas horas sobre infinidad de temas. De entre los que destaco algunos de sus mensajes:

-El emprendedor no pone horarios a su trabajo.

-Una vida emprendedora implica sacrificio y dedicación.

-No hay innovador que no sea capaz de superar dificultades enormes para sacar adelante sus proyectos.

El segundo es Félix López Gil, CEO de Fama Sofás. En marzo de 2020, cuando la pandemia nos atacaba por tierra, mar y aire, en el momento en que muchas empresas industriales paraban su actividad e incorporaban a cientos de trabajadores en ERTES, cuando la falta de planificación y el desconocimiento de la Administración sobre el mapa de capacidades tecnológicas de nuestro país se ponía de manifiesto, el grandísimo Félix López y su equipo de Fama Sofás se ponía a coser mascarillas con los materiales que en ese momento tenían disponibles para dotar de sistemas de protección a todas las personas que les pidieron ayuda.

Podría mencionar cientos de aprendizajes de Félix, pero destaco uno por encima de todos. Me decía: “Pablo, cuando ves a la gente llorar porque tiene miedo de ir a trabajar ante la falta de medidas de protección personal y tú puedes poner tus capacidades empresariales para subsanar parte de ese problema, no te lo piensas”.

El tercero es Beatriz Escudero Rubio, CEO de Pharmadus Botanicals. Hasta hace pocos días, Beatriz Escudero ha sido también la presidenta de VITARTIS. Para mí es un ejemplo de representante empresarial. Alguien que ha sido capaz de combinar, con enorme sacrificio y generosidad, la gestión de su empresa en una época muy compleja, con seguir incorporando a VITARTIS a la innovación empresarial en todos los ámbitos que podamos imaginar.

De Beatriz destaco el compromiso con el territorio. Porque flaco favor estaremos haciendo a España si cualquier proyecto innovador y de generación de riqueza lo centralizamos. La industria agroalimentaria de Castilla y León, a través de VITARTIS es un referente de modelo de Estado autonómico. Quizás, alguien les debería preguntar más a estos héroes de la Industria 4.0 cómo se debería digitalizar nuestra economía y cuáles son los problemas reales a los que se enfrentan.

El cuarto es José Gordón, ganadero y propietario del restaurante El Capricho. Un gran descubrimiento de empresario comprometido con su proyecto empresarial. Qué no ha tenido que superar José Gordón para llevar adelante su proyecto. Reconozco que hablar con él y con Noemí, su mujer, ha sido de las experiencias más enriquecedoras que he tenido en el último año.

Como repite continuamente José Gordón, «detrás de nuestro trabajo hay mucho estudio previo del animal, de la carne y del proceso de maduración». Me comentaba recientemente que él siempre ha tenido claro dónde tenía que llevar su proyecto empresarial y que, aunque evidentemente haces las cosas porque esperas que en algún momento tendrán una rentabilidad, eso nunca ha sido lo que le ha motivado, sino conseguir dar el trato a los animales y a su carne que realmente él pensaba que se debía dar.

Nunca me hubiera imaginado que alguien tuviera en la cabeza tantos proyectos de innovación sobre la cadena de valor de su proceso productivo. Que los gestione poco a poco y de forma continua al mismo tiempo que desarrolla su negocio con absoluta satisfacción de su cliente. Enorme.

Por muchos libros a los que he tenido acceso este año de pandemia, no he encontrado ningún testimonio tan apasionante como la experiencia de conversar en primera persona con estos cuatro innovadores marca España.

Desde luego, cuando decides dedicar los mejores años de tu vida profesional al emprendimiento, los referentes son importantes. Yo he tenido la suerte de vivir la innovación en el mundo de las artes gráficas desde pequeño, gracias a mi padre. Ahora tengo la enorme oportunidad de aprender de grandes empresarios que tienen la innovación por bandera.

Ahora toda mi concentración está en marcar los ritmos de desarrollo comercial y tecnológico de Atlas Tecnológico. Creo que avanzamos desde el sentido común, pero también desde la certeza de que estamos dando pasos firmes para alcanzar nuestra visión. Qué sensación más impresionante es saber dónde te diriges y que cuando los objetivos son nobles y el trabajo honesto, al final los proyectos cogen forma y los sueños se hacen realidad.

febrero 11, 2021 Noticias no responses # ,

Atlas Tecnológico rompe las barreras de acceso a la tecnología en España

Atlas Tecnológico rompe las barreras de acceso a la tecnología en España

En julio de 2015, constituimos la Comisión de Industria 4.0 de Ametic. Tuve el honor de ser elegido su primer presidente y como vicepresidente fue elegido Luis Ignacio Vicente, hoy socio de FOM.

Desde el primer momento Luis Ignacio y yo visualizamos que España necesitaba un mapa de capacidades tecnológicas e industriales que poner a disposición de las empresas. Hoy cinco años después ese mapa existe y se llama Atlas Tecnológico.

Pocas cosas en mi vida he tenido tan claras como que, si generábamos un lugar de encuentro común entre empresas tecnológicas e industriales, seríamos capaces de romper con la mayor parte de las barreras de acceso a la Industria 4.0 que hoy encuentran especialmente las pymes españolas. Voy a intentar en cinco puntos justificarte por qué estoy convencido de esta idea fuerza que ha motivado mi actividad profesional los últimos cinco años.

Mapa de capacidades de la industria tecnológica en España

Durante la crisis del Covid_19 hemos visto muchos ejemplos del desconocimiento que tenemos en España de nuestras fortalezas industriales.

Para cubrir ese hueco, Atlas Tecnológico pone a disposición de sus usuarios el más completo mapa de capacidades del país. Seremos capaces de saber qué empresas industriales están dotadas de tecnología útil para suministrar cientos o miles de respiradores, aunque hasta ese momento no hayan fabricado ninguno; o cuántas podrían ser un socio ideal si se abre un nicho de negocio en la creación de robots de desinfección para restaurantes. Vamos a demostrar a las empresas que, si se proponen un desafío tecnológico, disponen de las infraestructuras, el talento y el acceso al ecosistema para hacerlo.

Es un planteamiento revolucionario: los usuarios de Atlas Tecnológico se beneficiarán de una plataforma que conoce las capacidades de más de 2.000 empresas industriales, que sabe en qué partes y en qué tecnologías del proceso productivo son excelentes. Cuando decidan lanzar un nuevo proyecto o abordar su transformación digital, tendrán a su disposición, en definitiva, una herramienta que les indica qué compañías son las mejor posicionadas para contribuir a su éxito.

Ahorrarán así un tiempo valioso, en esta era en la que la velocidad es clave para la innovación, y optimizarán su eficiencia. Si queremos fabricar un vehículo eléctrico, un dispositivo de salud, un nuevo medicamento, o elaborar una nueva receta de cocina que exportar por todo el mundo… el problema de encontrar al partner adecuado desaparece con Atlas Tecnológico.

Espacio donde encontrar toda la oferta de habilitadores tecnológicos

Atlas concentra en un mismo entorno de trabajo, además, a las 1.000 principales empresas de España proveedoras de servicios tecnológicos para la transición digital, clasificadas por sus capacidades, referencias específicas en proyectos concretos, nivel de especialización sectorial y casos de éxito.

Conectaremos oferta y demanda de manera automatizada en cientos de consultas diarias. Y para los casos que requieran un asesoramiento personalizado, estamos preparados para dar respuesta a medida, semanalmente, a decenas de consultas de empresas industriales con proyectos en el ámbito de la industria 4.0.

Nuestra metodología consiste en tomar como base de respuesta la experiencia real de las empresas tecnológicas en casos similares al que se nos plantea. Acompañamos a las dos empresas, cliente y proveedor de servicios de transformación digital, durante las negociaciones y en la ejecución del proyecto si es necesario. Nuestro compromiso es garantizar el éxito y la satisfacción de ambas partes.

Repositorio de casos de uso de implantación de la industria 4.0 en España

Una barrera de acceso a la industria 4.0 para muchas empresas es la dificultad de identificar los beneficios puede generar en su organización. Por eso continuamente nos piden que les contemos buenas prácticas en otras empresas en la implantación de una u otra tecnología. Esto queda resuelto con Atlas Tecnológico.

Será muy sencillo buscar casos de éxito y experiencias por sectores y tecnologías. En poco tiempo nos convertiremos en un repositorio de referencia de historias de referencia del sector industrial y tecnológico. Seremos ese “hub del conocimiento” que tantas veces la industria en España ha reclamado. Todo estará accesible a golpe de un clic. Un repositorio ordenado del conocimiento y continuamente actualizado, disponible los 360 días del año, al que auguramos un enorme efecto tractor.

Club de excelencia de la Industria 4.0 y el diseño de negocios híbridos

La generación de valor para la economía española pasa por ser capaces de diseñar nuevos negocios basados en modelos de suscripción. Queremos que la disponibilidad de productos y la prestación de servicios innovadores a las empresas se articule de forma recurrente, mediante una cuota mensual o anual, y que Atlas Tecnológico sea así una puerta de entrada permanentemente abierta al ecosistema.

Contamos para ello con una amplia experiencia. Desde Fom Asesoramiento Tecnológico, empresa impulsora de la iniciativa, hemos prestado este tipo de servicios, por ejemplo, a fabricantes de contadores de agua para diseñar dispositivos inteligentes, a empresas de servicios de medicina en remoto para producir robots de salud o a empresas de seguridad en el hogar para ofrecer al mercado bombas de humo.

Podemos acreditar que de ese modo se acortan a la mitad los plazos de ejecución de un proyecto de innovación y los de generación de nuevas líneas de negocio. Nuestro conocimiento del ecosistema tecnológico español y del mapa de capacidades industriales son garantía de éxito a la hora de emprender este tipo de desafíos.

Expertos con dilatada experiencia en gestión de problemas complejos

La principal fortaleza de Altas Tecnológico es el equipo humano. Más de 200 expertos industriales y tecnológicos en España que son la base de consulta de todos los proyectos que van a incorporarse a la plataforma.

Cada reto que entra se asigna a un grupo de especialistas para su valoración. Una vez determinan su tipología y se clasifica según su complejidad, buscarán la mejor solución a la consulta. Eso incluye una recomendación sobre los pasos a dar y sobre las posibles empresas con las que abordar el proyecto. Organizar y automatizar este proceso convierten a Atlas Tecnológico en una plataforma altamente demandada en cualquier proceso de transformación digital o de innovación.

Estas son las cinco características principales de Atlas Tecnológico, la primera plataforma de acceso al conocimiento y resolución de problemas para la industria. Seguramente hoy nos resulte difícil visualizar que miles de contrataciones de servicios tecnológicos se cerrarán en España dentro de pocos meses por este nuevo canal transaccional. Hace diez años, pensábamos lo mismo de lo que supondrían las plataformas de banca electrónica para los bancos, o del aprovisionamiento de tantas cosas que hoy podemos hacer a través de AMAZON o soluciones similares.

Pero lo más importante es la satisfacción de nuestros clientes. Todo nuestro esfuerzo está orientado a conseguir que en unos meses el ecosistema español, y especialmente las pymes, perciban los beneficios en su negocio que les reporta la enorme variedad de proveedores disponibles en Atlas Tecnológico, preparados para facilitarles una transformación digital a medida, útil y rentable.

 

enero 20, 2021 Noticias no responses # , ,

Pablo Oliete: «Ninguna empresa de Castilla y León debe quedarse fuera del viaje hacia la Industria 4.0»

Pablo Oliete: «Ninguna empresa de Castilla y León debe quedarse fuera del viaje hacia la Industria 4.0»

Os dejo la entrevista publicada en el Norte de Castilla el 19 de enero de 2021. 

 

Pablo Oliete es un referente en España a la hora de hablar de Industria 4.0. En 2015, coordinó el primer estudio sobre Internet de las Cosas e Industria 4.0, elaborado por la Fundación EOI. Ese mismo año, creó y presidió la Comisión de Industria 4.0 de AMETIC, la principal asociación de las empresas tecnológicas en España, cargo que después ocupó la burgalesa y CEO de ASTI, Verónica Pascual. Pablo Oliete es, además, pionero en el diseño y conceptualización de programas formativos para los profesionales de la industria. Desde su consultora Fom Talent, ha dirigido nueve ediciones del Máster en Industria 4.0, el programa executive más demandado por los directivos de nuestro país. En enero de 2021, arranca una nueva edición en la Escuela de Negocios de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Valladolid.

–¿Cuáles son los cambios más significativos que ha experimentado la industria española en los últimos años?

–En estos momentos, solo algunas empresas se han tomado en serio la necesidad de abordar una transformación profunda. Las primeras en hacerlo han sido las empresas de grupos industriales con plantas por todo el mundo. Ha sido, precisamente, la competencia interna el factor que ha impulsado la especialización en Industria 4.0. Esta distinción tecnológica marca la diferencia y hace que un proyecto se asigne a una planta o a otra del grupo.

Por otra parte, las empresas que están haciendo muy bien su transformación digital es porque han definido una hoja de ruta a corto, medio y largo plazo. Es realmente sorprendente y gratificante comprobar que los resultados positivos de la digitalización llegan pronto. Otra característica de las empresas que han pisado el acelerador de la transformación es la apuesta por la formación de sus directivos. Cabe citar a empresas grandes, como Michelin en Valladolid, que ya ha especializado, solo en nuestro programa, a más de quince directivos y mandos intermedios, pero también podemos ver ejemplos similares en Iveco, Philips-Signify, Queserías Entrepinares, Cerealto Siro o Huercasa, entre otras.

–Entonces, ¿es prioritaria la formación en Industria 4.0 entre los directivos de la industria en Castilla y León?

–Sí, rotundamente sí. La formación es el paso previo e imprescindible para abordar la hoja de ruta en Industria 4.0. Desde mi experiencia debo decir que, en muchos casos, la responsabilidad no es de la empresa sino más bien de los mandos intermedios y directivos. Un hecho contrastado es que una parte importante de las empresas que forman a un directivo, después forman a una dos o tres personas más. Lo que estamos visualizando ahora es una amplia brecha digital entre las organizaciones que han formado a sus equipos y las que no. Personalmente, aprecio esta brecha a diario.

–El Máster que se imparte en la Escuela de Negocios es para formar expertos generalistas en Industria 4.0. ¿ Nos puede dar una definición más concreta sobre este perfil?

–Un experto generalista en Industria 4.0 es un profesional que, independientemente de la formación previa que tuviera y su nivel de especialización, ha adquirido conocimientos múltiples y muy variados. Es un experto que conoce las tecnologías habilitadoras de la Industria 4.0 (que son numerosas y complejas), domina los nuevos modelos de negocio y dispone de los conocimientos financieros suficientes para calcular la rentabilidad de un proyecto y el retorno de la inversión. También sabe comunicar y presentar proyectos. Pero, lo que es más importante: es capaz de diseñar una hoja de ruta en Industria 4.0, para su organización o para un departamento concreto, con criterios claros. En definitiva, alguien a quien todo el mundo le gustaría tener en su equipo.

 

Alumnos de una edición pasada del máster sobre Industria 4.0 en la Escuela de Negocios

 

–Usted, que ha visitado numerosas empresas industriales en Castilla y León, ¿considera que la Industria 4.0 está produciendo un cambio cultural?

–Sí, claro, pero en el ámbito de las personas y de organizaciones concretas. Al hilo de mi reflexión sobre la brecha digital entre empresas, para que se produzca un cambio cultural de calado, todas las empresas de un sector deben hablar el lenguaje de la Industria 4.0. Por ejemplo, me gustaría destacar el trabajo que están realizando, desde hace años, las empresas del sector agroalimentario de Castilla y León a través de Vitartis.

 

Cuarta edición

 

–¿Es 2021 un buen año para formarse en Industria 4.0?

–Es el año ideal. Por un lado, hay que pensar en los fondos europeos de reconstrucción que inciden, especialmente, en la digitalización industrial. Por otro, recordemos que las empresas disponen de crédito, a través de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, para financiar este tipo de programas, por lo que el impacto en costes es mínimo. Por último, el teletrabajo nos permite tener una mejor conciliación familia-empresa. Ahora que se han minimizado los viajes y todos estamos mucho más en casa, salir un rato, aunque sea para formarse, nos viene bien a todos.

–Le hemos escuchado utilizar el término «héroe de la Industria 4.0». ¿Por qué considera heroica la decisión de un profesional por especializarse en Industria 4.0?

–Siempre hay alguien que es el primero en una organización en dar el paso adelante. Pierde el miedo y dice: «Yo voy a formarme». Lo he visto muchas veces, los alumnos comienzan a visualizar el proyecto de transformación en su empresa casi al minuto uno del Máster. Después pelea para conseguir el pequeño presupuesto para ejecutarlo. La mayoría de las veces sale bien, pero, en cualquier caso, ya ha perdido el miedo. No solo él. También su organización. A partir de ese momento, todo es más fácil y ese profesional se convierte en el más demandado internamente. Esa persona para mí es un héroe porque ha sido capaz de iniciar un cambio cultural de calado.

El primer héroe que yo identifiqué fue en Valladolid, en Sonae-Arauco (la antigua Tafisa), un profesional que luego ha sido reconocido y premiado en foros de prestigio. Este profesional es Ángel García Bombín y su trayectoria debería ser el ejemplo de muchos jóvenes que quieren desarrollar su carrera profesional en la industria.

Por cierto, la industria es un lugar apasionante donde desarrollar tu carrera profesional. Nos pasamos el día hablando de lo importante que es prepararse para el futuro, pero de lo que no nos damos cuenta es de que ese futuro del que hablamos, hoy, ya es presente. Sigue habiendo gente que piensa que a ellos ya no les afectará. Esto lo veo, incluso, en chicos y chicas jóvenes y, entonces, pienso: tú no sabes los cambios que vas a vivir todavía.

–Por último, a finales de enero 2021 comienza la cuarta edición del Máster en Industria 4.0 que organiza la Escuela de Negocios de la Cámara de Comercio de Valladolid en colaboración con su empresa Fom Talent. Más de 60 directivos y mandos intermedios de la Industria en Castilla y León han pasado por este programa. ¿Qué impacto cree que ha tenido en los primeros profesionales que apostaron claramente por una formación específica?

–Vemos, con gran satisfacción, que tanto los profesionales como las organizaciones están consiguiendo importantes resultados. La realidad es que un grupo significativo de profesionales, después de cursar el programa, han sido promocionados en sus empresas. Incluso, algunos han asumido responsabilidades internacionales dentro de sus grupos industriales. Pero lo que más satisfacción nos produce es ver la capacidad de liderazgo que desarrollan estos profesionales en proyectos de gran envergadura y complejidad. Estamos contribuyendo a transformar el territorio y hay pruebas evidentes de esta afirmación. Ninguna empresa de Castilla y León debe quedar fuera del viaje hacia la Industria 4.0. Eso es lo importante.

marzo 6, 2020 Noticias no responses # , ,

“Son los Ecosistemas, estúpido”

“Son los Ecosistemas, estúpido”

Sobrecoge ver las devastadoras consecuencias de la pandemia provocada por el Covid-19. A las miles de víctimas se une la gran crisis económica que amenaza a todos los países del mundo, similar a la provocada por la segunda guerra mundial, según los analistas.

El coronavirus es un gigantesco cisne negro que nos ha desconcertado a todos, y ha evidenciado la debilidad de los países occidentales por su dependencia de las fábricas chinas. Vemos, con estupor, que lo que realmente necesitamos para salvar vidas son equipos de protección, test y respiradores.

En estos días aciagos, son numerosos los españoles que se hacen preguntas sencilla y lógicas: ¿por qué no se fabrican respiradores, test, mascarillas y trajes de protección en España? ¿no somos, acaso, un gran país industrializado?

Sí, claro que la industria española puede fabricar todo eso, pero es ahora cuando nos hemos dado cuenta de la falta de ecosistemas digitales y de que no sabemos quién hace qué. No tenemos un mapa de capacidades y necesidades industriales.

Resulta esperpéntico ver a las Administraciones públicas españolas, tanto al Gobierno Central, como a las Comunidades Autónomas, recurrir a la industria china como única alternativa, cuando podrían haber optado por nuestro propio ecosistema tecnológico, digital e industrial.

No alt text provided for this image

Pero la sociedad siempre va por delante de la política, y la respuesta de nuestros empresarios está siendo impresionante. Las acciones de Amancio Ortega son las más conocidas, pero hay otras iniciativas que son para quitarse el sombrero, entre ellas la de Fama Sofás, la empresa de Yecla, liderada por mi admirado Félix López, que inmediatamente se ha puesto a confeccionar mascarillas. La de Plásticos Dúrex S.A., o Industrias Maxi, que están fabricando pantallas de protección facial. Empresas de automoción como Seat, que ya ha comenzado con la producción de respiradores, o Iveco que ha puestos sus impresoras a imprimir equipos de protección para sanitarios. La solidaridad también se ha contagiado y son infinitos los ejemplos a lo largo y ancho de nuestra querida España. 

Los ecosistemas digitales

Con respecto a los ecosistemas digitales, quiero recordar algunas de las lecciones aprendidas del profesor Gonzalo León. Para el profesor León, un ecosistema digital debe aglutinar múltiples actores, públicos y privados, con diferentes roles complementarios que generen interacciones sustanciales entre todos ellos, alrededor de flujos de conocimientos. Dependerá del despliegue de infraestructura TIC, y de la disponibilidad de recursos humanos cualificados. Igualmente, generará un impacto económico sustancial en un sector o área geográfica determinada.

Ahora, en medio del desastre, vemos las consecuencias del poco esfuerzo que hemos realizado, como país, en desarrollar estos ecosistemas. Me quejo, y lo volveré hacer cuantas veces haga falta, del absoluto desconocimiento que tienen nuestras Administraciones de los ecosistemas tecnológicos que les rodean.

Voy a formular algunas preguntas, a ver si alguien conoce una fuente pública en la que se pueda consultar:

1.- El parque de impresoras por tipología y capacidades de fabricación aditiva en España.

2.- Las empresas expertas en fabricación aditiva disponibles en España, por industria y por territorio.

3.- Las empresas con capacidad de diseño, implementación e industrialización de equipamiento electrónico desde cero. Por ejemplo, fabricación de electroválvulas.

4.- Las empresas especializadas en desarrollo de aplicaciones de geoposicionamiento y analítica de datos.

Pero ¿por qué no hay respuestas? Por dos motivos. Porque las Administraciones públicas, salvo honrosas ocasiones, como la del Instituto de Fomento de la Región de Murcia, no han hecho nada para clasificar este ecosistema. Y también, porque no estamos siendo capaces de utilizar las tecnologías disponibles. No estamos usando la analítica de datos para conocer cómo es, y dónde se ubica, nuestro patrimonio empresarial. La inteligencia artificial, de la que tanto nos gusta hablar, está disponible para algo.

Durante la campaña electoral de 1992 en EE.UU., el estratega de Bill Clinton, James Carville, utilizó una frase mítica que resultó decisiva para derrotar a Bush: “Es la Economía, estúpido”. Recupero ahora esa misma frase, pero adaptada al contexto español: “Son los ecosistemas, estúpido”.

En noviembre 2015, mi colega Bruno Cendón (actual directivo en Facebook) y yo, participamos en el primer informe sobre la industria conectada en España, para Fundación EOI. En ese documento, que tuve el honor de coordinar, recomendábamos, a las Administraciones públicas, la elaboración de un mapa de capacidades tecnológicas y necesidades industriales. Poco caso hicieron. Hoy, en plena pesadilla por coronavirus, hubiese sido la herramienta clave para evitar todo este agobio de pedidos a China, además el gasto se quedaría en casa.

Pero aún estamos a tiempo, ¿Por qué no lo hacemos?

febrero 20, 2020 Noticias no responses # ,

Stop desahucios en la industria española

Stop desahucios en la industria española

No hace falta contratar un minucioso estudio a una consultora molona para saber que la inversión tecnológica en la industria española ha decrecido en los últimos dos años. Solo hay que visitar las fábricas para evidenciar esta realidad.

El motivo fundamental de esta crítica situación es la ausencia de ‘directivos 4.0’, de líderes capacitados para abordar los desafíos tecnológicos. Por desgracia, lo que se lleva ahora es la ignorancia compartida sobre la Industria 4.0.

La paralización de las inversiones a nivel industrial comenzó en el sector de la automoción. Son numerosos los expertos que sitúan el inicio de esta crisis en las declaraciones de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en julio de 2018. En sede parlamentaria, la actual vicepresidenta cuarta afirmó categórica y textualmente que el “diésel tenía los días contados”. Desde mi punto de vista, estas manifestaciones fueron la excusa perfecta, pero creo que había motivos más profundos que una frase poco acertada.

Otro motor de desinversión ha sido el Brexit. A este segundo capítulo de nuestro declive industrial se suman otras áreas de actividad, además de la automoción. Son muchas las empresas españolas que dependen, en mayor o menor medida, del mercado británico, pero la incertidumbre no les ha permitido acometer nuevas inversiones, no tenía ningún sentido.

A todo esto se sumaron las advertencias de ralentización del sector de la construcción, y la injustificada restricción al crédito por parte de las entidades financieras. Los economistas sabemos que los primeros síntomas de una crisis económica aparecen cuando las entidades de crédito comienzan a mostrar sus miedos. ¿Cuántas empresas han visto reducidas sus pólizas de crédito en el último año?

Hay muchos más motivos que explican la paralización de la industria española. Pero, desde mi punto de vista, la razón más importante es la inacción ante la transformación digital y la adopción de la Industria 4.0. Una inacción de carácter político y también de visión por parte de las cúpulas directivas de las empresas.

Este argumento se refuerza con una noticia que se publica mientras escribo este artículo: la resolución del Programa Reindus del Ministerio de Industria. El Ministerio acaba de conceder 221.269.159 euros de ayudas a 183 proyectos de inversión industrial. ¿Saben cuántas de esas iniciativas tienen que ver con la implementación de tecnologías para la Industria 4.0? La respuesta es muy desalentadora: tan solo tres.

La industria española tenía un reto, tenía una estrategia tecnológica. En noviembre de 2015, la entonces secretaria general de Industria, Begoña Cristeto, puso en marcha la iniciativa del Gobierno de España en Industria 4.0. En aquel momento, no hace tampoco tanto tiempo, la fórmula de financiación fue la colaboración público-privada. El Banco Santander, Telefónica e Indra ayudaron a que la estrategia viera la luz. La sustitución del ministro Soria por De Guindos dejó un tanto aparcada la iniciativa, y otros temas tuvieron más prioridad para el nuevo titular de la Cartera.  El reto era facilitar la transformación digital de nuestra industria y la adopción de la Industria 4.0. Es evidente que no lo hemos conseguido.

La ignorancia compartida

La iniciativa española en Industria Conectada no ha sido prioridad en la agenda política de los tres últimos gobiernos. Pero tampoco ha tenido protagonismo en los planes estratégicos de las empresas. Los directivos no han considerado prioritario diseñar y ejecutar una hoja de ruta en transformación digital.

Por otra parte, muchos de los proyectos de trasformación que se han acometido han supuesto un esfuerzo superior a lo previsto, sobre todo en recursos humanos. También hay un grave problema de retraso en la implantación. Conozco varias iniciativas que, aún hoy, no pueden justificar el esfuerzo realizado. La variable económica es lo menos importante. Por desgracia para los proveedores tecnológicos, la inversión hasta ahora ha sido baja. Ha habido más de apuesta innovadora por parte de los proveedores, que de presupuesto por parte del empresario.

Ante este panorama tan desolador, cabe hacernos una pregunta básica: ¿por qué? Mi respuesta se resume en una frase también muy básica: “Por la ignorancia compartida”. Parece una frase dura y un tanto categórica, pero para confirmar esta afirmación tampoco necesitamos contratar un estudio de mercado. Es la realidad. Los altos ejecutivos de las empresas no están capacitados para abordar el reto de la Industria 4.0 y, así, es muy difícil que accionistas y grandes corporaciones inviertan en la transformación productiva de nuestras industrias.

La realidad que nos encontramos, cuando visitamos polígonos industriales, es que los ‘héroes’ de la Industria 4.0 en España financian sus proyectos a base de ahorrar pequeñas partidas del presupuesto de mantenimiento, de los servicios recurrentes y de apretar al límite al proveedor tecnológico. Lo mismo ocurre con la contratación de nuevos perfiles profesionales. Cuando preguntas «¿cómo contrataste a ese científico de datos?», la respuesta es: «Para mi dirección no es un científico de datos, es un ingeniero electrónico». Así es todo.

Estimados ejecutivos, por favor, tómense en serio la Industria 4.0. Ya sé que no se sienten cómodos protagonizando esta nueva etapa de su organización, pero es una necesidad. Solo se me ocurre un consejo: o apuestan de manera urgente por su formación, para que las empresas que dirigen puedan competir en el futuro, o dejan paso a las personas que se han capacitado en los últimos cinco años, muchos de ellos serán, probablemente, sus mandos intermedios. Si su opción es la primera, tienen una oportunidad única, este mes de marzo, en el Programa Directivo en Industria Conectada de la Universidad de Navarra y Fom Talent, que se impartirá en el Campus de Madrid. Créanme, por experiencia sé de lo que hablo y, por eso, este artículo se titula “Stop desahucios en la industria española”.

Publicado en Innovadores (La Razón).

septiembre 11, 2019 Noticias no responses # ,

La industria española necesita de mucha más política

La industria española necesita de mucha más política

En marzo de este año, en la presentación de resultados de Mercadona, Juan Roig nos dejaba esta frase, franca, sincera y directa a la diana: »El trabajo de los empresarios es crear riqueza y el de los políticos, que nos digan qué va a pasar a cinco o 10 años en España, y eso es difícil porque ser político no es una cosa nada fácil. Pero es su trabajo: para eso los elegimos y para eso los pagamos».

Esta reflexión, de uno de nuestros grandes empresarios que, por cierto, está construyendo un impresionante ecosistema de inversión y desarrollo de startups en España, me proporciona la primera base argumental de este artículo. Aunque me considero un liberal convencido, debo afirmar que la industria española necesita de mucha más política, o simplemente política, dada la zona de incertidumbre en la que seguimos estancados.

Los responsables políticos del ámbito industrial de los últimos gobiernos han sido más bomberos que estrategas. Les ha preocupado más retener las inversiones de las multinacionales que hacer un país atractivo para captar capital. Y, es bien sabido, que la falta de planificación y estrategia, en cualquier tipo de organización, al final pasa factura. Hablar de política industrial en España es quedarse en la ilusión, en algo que no existe, y pronto lo pagaremos. Es realmente desalentador pensar que tenemos una gran oportunidad para ser realmente competitivos, pero que carecemos de líderes entusiastas, con visión estratégica y, sobre todo, que impriman la agilidad que requieren los tiempos en los que vivimos. La política industrial no se improvisa.

España reúne los elementos para desarrollar un importante ecosistema tecnológico alrededor de la industria. Si lo hacemos bien, tendremos claros beneficios, desde la generación de riqueza, a la creación de nuevos empleos.

En el último encuentro de las Telecomunicaciones, organizado por Ametic, la ministra de Economía, en funciones, Nadia Calviño, reiteraba la intención del Gobierno de aumentar la inversión en I+D+i, que actualmente está en el 1,4 % del PIB, pero con la imprescindible colaboración de la empresa privada. Textualmente, dijo: “Es necesaria la implicación de todos, y que el sector privado tenga iniciativa. Mi puerta siempre estará abierta”. A veces, el talante se aprecia en los matices. Quizás la ministra tendría que haber dicho: “Iré a buscar la colaboración, y a conocer las iniciativas de las empresas”.

En España, las empresas industriales, en su mayoría, están en proceso de transformación. Muchas ya saben perfectamente hacia dónde quieren encaminar su digitalización. Así lo comentaba Jaime Barba, CEO de GoAigua y ejecutivo de Global Omnium, recientemente en una entrevista. Pero, además, en los últimos años, las grandes corporaciones han desplegado numerosas iniciativas de incubación de empresas. Precisamente, Global Omnium, a través de sus programas de Venture, invertirá ocho millones de euros, este año, en apoyar a startups.

La empresa privada española es la que está teniendo iniciativas, la que está empujando la innovación y el desarrollo. Pero aún queda mucho camino por recorrer y sería deseable un compromiso mayor de las administraciones. Pero no con las típicas medidas de colaboración público-privada, que generalmente se quedan estancadas en la Universidad. Una tesis que argumenta perfectamente mi querido amigo Paco Jariego cuando dice que en la universidad española se produce ciencia y tecnología, pero no fluye hacia las empresas. Las medidas deben ser valientes y globales.

Para ser prácticos, voy a enumerar los diez asuntos que, desde mi punto de vista, deben abordar nuestras industrias para no perder el tren de la Industria 4.0, y a reflexionar, a continuación, sobre el papel de las administraciones.

  1. Impulso, por parte de las empresas, de un cambio de estilo de liderazgo. Deben tener mayor sensibilidad y conocimiento sobre los nuevos modelos de negocio en el ámbito digital.
  2. Formación en nuevas habilidades.
  3. Definición, imprescindible, de una hoja de ruta interna de transformación de la organización.
  4. Fomento de la comunicación interna, eliminando los silos, y “reinos de taifas”, que impidan abordar nuevos retos.
  5. Desarrollo, por parte de cada empresa, de su propio ecosistema tecnológico especializado.
  6. Definición y promoción mediante publicidad de las buenas prácticas.
  7. Creación de equipos de alto rendimiento para generar innovación.
  8. Colaboración, colaboración y colaboración.
  9. Asignación de equipos y presupuesto para proyectos de inversión.
  10. Inclusión de la Industria 4.0 como un objetivo país.

He cerrado la lista el término “objetivo país”, porque ese debe ser el talante y la actitud de la política industrial. En muchas de estas medidas, el Gobierno central, y las comunidades autónomas, tienen un importante papel que jugar, sobre todo, porque tienen la capacidad normativa y el poder real de impulsar la colaboración. Ese es su gran papel. Pueden fomentar ecosistemas que faciliten la adaptación de nuevos modelos de negocio.

De todo esto, y de muchísimo más, hablaremos los días 1 y 2 de octubre en Valencia durante el III Congreso de Tecnologías Emergentes para Ecosistemas 4.0, conocido como Foro Emergentes. Un lugar de reflexión, cercano y real, sobre la industria y la tecnología, con sus verdaderos protagonistas. Analizaremos el momento actual, de implantación de la Industria 4.0 en España, con todos los diferentes actores del ecosistema, entre ellos, Jaime Barba y Paco Jariego.

Artículo publicado en Innovadores (La Razón)

septiembre 17, 2018 Noticias no responses # , ,

Verónica Pascual se ha ido porque en AMETIC hemos dejado que se marche

Verónica Pascual se ha ido porque en AMETIC hemos dejado que se marche

El miércoles, 12 de septiembre de 2018, Verónica Pascual dejaba la presidencia de la Comisión de Industria 4.0 de AMETIC. Con un discreto y humilde tuit, la propietaria y CEO de Asti, una de las empresas más innovadoras de España, daba por concluida una de las etapas más brillantes de la reciente historia de la Asociación, al menos desde mi punto de vista.

El 12 de septiembre yo fui uno de los asociados que participó en la reunión de la Comisión. Ese día se procedía a ratificar o renovar las presidencias y vicepresidencias. Verónica Pascual decidió no presentarse a la reelección y apadrinó, como también lo hice yo mismo, la candidatura de María González de Accenture.

Pero Verónica se ha ido porque AMETIC ha dejado que se marche. Espero que puedan leer más allá del sentido literal. Su marcha me produce tristeza y decepción. Se va una gran ejecutiva, una mujer cuyo liderazgo empresarial y tecnológico ha sido reconocido ampliamente, a nivel nacional e internacional. Su última aparición fue un elogio en The Economist. Es mujer y referente del sector. Es una profesional como la copa de un pino y una gran persona.

No divago, mis afirmaciones se sustentan en los logros de Verónica. Si volvemos la vista atrás recordaremos que a finales de 2016 algunas de las grandes empresas tecnológicas abandonaron AMETIC. Discrepancias en la mecánica de votaciones motivaron que las grandes operadoras de telecomunicaciones decidieran pegarse un tiro en el pie y dividir su asociación.

En este contexto de escisión tuvo que lidiar Verónica Pascual su presidencia de la Comisión de Industria 4.0 y su posterior cargo como vicepresidenta de Desarrollo de Talento (en febrero de 2017). Y es precisamente en situaciones adversas cuando el liderazgo se pone a prueba y se fortalece. En estos dos años ella ha conseguido que AMETIC vuelva a la industria. Ha logrado que la Asociación ponga foco en las verdaderas necesidades tecnológicas del sector en su conjunto, y no en los intereses de unos pocos. Mientras las operadoras siguen vagando sin rumbo ni espacio, Verónica ha sido capaz de atraer a numerosas empresas, entre ellas la multinacional ABB, de hecho su Country Manager, Juan Bachiller, es el nuevo vicepresidente de la Comisión. Junto a María González (actual presidenta), Verónica creó distintos grupos de trabajo y trasladó la responsabilidad y el protagonismo a las empresas asociadas.

Ha representado a AMETIC en cientos de jornadas, congresos, actos institucionales y foros de reflexión. Especial atención merece su dedicación a las relaciones internacionales y el benchmarking. Su estrategia se sustentó en aprender de los mejores y avanzar rápido. Se queda corta cuando dice en su tuit: “Un orgullo trabajar sin descanso”.

Verónica podría haberse quedado pero ha preferido apartarse, y AMETIC no ha hecho nada por evitarlo.

 Te esperaremos aunque sea en otra orilla

Muchas veces he querido escribir sobre Verónica pero no encontraba argumentos que aportaran algo nuevo a lo mucho que ya hay publicado. Ahora ha llegado el momento y lo hago mientras escucho “Te dejé marchar” de Luz Casal.

Fue en la primavera de 2016 cuando la conocí. Todo comenzó a raíz de una llamada telefónica de otra gran amiga y colaboradora, Soraya Paniagua, tras el primer Global Robot Expo que se celebró en Madrid en enero de ese año. Recuerdo perfectamente la conversación: “Pablo, he conocido una empresa burgalesa que se llama Asti. Son una pasada. Hacen AGVs, son líderes en Europa y aquí en España pasan desapercibidos. Su CEO, Verónica Pascual, es impresionante. Tienes que ver alguna charla suya en YouTube, tienes que contactar con ella”.

A los pocos días me fui a la sede de Asti en Madrigalejo del Monte (Burgos) y conocí Rubén Martínez, actualmente director de Desarrollo Corporativo. Por aquel entonces yo era el presidente de la Comisión Industria 4.0 de AMECTIC y una de mis actividades era localizar y conocer empresas. Me impresionó Rubén y la cultura de Asti. Posteriormente coincidí con Verónica en una jornada organizada por la Lean Community. Seis meses después Asti ya era miembro de AMETIC y en septiembre ella era la presidenta. Desde el primer momento tuve claro que haría un trabajo excepcional, y así ha sido.

El sector TIC español sigue dividido y lo peor es que carece de líderes que colaboren en la construcción de un ecosistema competitivo en Europa y en el mundo. Seamos sinceros, tenemos muy pocas empresas con protagonismo internacional, menos aún en segmentos de actividad. Asti sí es relevante, su CEO sí es relevante.

Verónica, te hemos dejado marchar pero te esperaremos… aunque sea en otra orilla.

junio 17, 2018 Noticias no responses # ,

Gracias Begoña Cristeto, te debemos el activismo administrativo de la transformación digital

Gracias Begoña Cristeto, te debemos el activismo administrativo de la transformación digital

Con este artículo, quiero agradecer a Begoña Cristeto, ex Secretaria General de Industria, el gran trabajo realizado en defensa y promoción de la Industria 4.0 en España. Pero también quiero dar la enhorabuena a Fernando Valdés Verelst, por su nombramiento como Subsecretario de Industria, Comercio y Turismo, un motivo de ilusión y esperanza. Ahora, el deseo de todos es que tanto el ministerio de Reyes Maroto, como los primeros niveles del Gobierno, pongan a la Industria como prioridad para el desarrollo económico y social de España.

Mi primer encuentro con Begoña Cristeto (que recordamos cariñosamente como mi primer encuentro con “Begoña 4.0”), se produjo en la primavera del 2015 cuando comenzaba mi labor de coordinador del informe “El impacto de las tecnologías IoT dentro de la Industria Conectada 4.0” del Ministerio de Economía, y que se desarrolló en paralelo a “La hoja de ruta de la economía española hacia la Industria 4.0” que estaba preparando el Ministerio de Industria, nada de extrañar por la importancia del tema.

 

Meses después, tras mi nombramiento como presidente de la recién creada Comisión de Industria 4.0 de AMETIC, en representación de Cellnex Telecom, y junto a Luis Ignacio de Vicente como vicepresidente (en representación de Telefónica), tuve la oportunidad de trabajar mucho más con Begoña Cristeto. Me consta que mi sucesora en el cargo, Verónica Pascual, CEO de ASTI, también ha podido colaborar en sintonía y armonía con ella en la Secretaría General de Industria (SGI).

Doy fe del empeño y dedicación que ha puesto Cristeto por acercar la Industria 4.0 a las empresas españolas. Lo afirmo porque lo he vivido. La Industria 4.0 son muchas industrias, al igual que son muchas las tecnologías implicadas, los nuevos modelos de negocio, hábitos y servicios que genera. Impacta de lleno en la cultura empresarial, los modelos organizativos y las prácticas de desarrollo de talento.

En este mar de ámbitos tecnológicos, económicos y sociales ha capitaneado Begoña Cristeto el buque de la SGI, y lo ha hecho con muy pocos compañeros de viaje. Muchas veces necesitó la implicación de otros miembros del Gobierno, pero digamos que no encontró la misma sensibilidad por el cambio industrial.

Begoña Cristeto ha conocido de primera mano las necesidades de la Industria. Ha visitado sus fábricas y colaborado con sus representantes sectoriales. También ha luchado porque ninguna Comunidad Autónoma, independientemente de su color político, perdiera el tren de la industria 4.0. Ha sido un alto cargo accesible y muy sensible a la innovación y el emprendimiento. Se ha implicado con emprendedores del ámbito tecnológico español introduciéndolos en el entramado industria y ha impulsado la colaboración público-privada. Igualmente, siempre ha encajado con aplomo las críticas o las reclamaciones del ecosistema 4.0.

 

En Alemania se habla de Industria 4.0 desde finales de 2011, y siempre ha contado con la máxima implicación del la canciller Merkel. En España se presentó el primer informe del grupo de trabajo en Industria 4.0 en noviembre del 2015, pero nunca contó con el liderazgo del ex presidente Mariano Rajoy, ni de sus ministros.

¿Qué ha hecho la Secretaría de Estado de Agenda Digital por potenciar las tecnologías emergentes requeridas por la Industria 4.0? Desde mi punto de vista poco o muy poco, parece que toda su preocupación ha estado en desarrollar el 5G en España y la llamada Constitución Digital. Ninguna de estas dos cosas va a ayudar a nuestra industria, ni a corto ni a largo plazo. No cuela intentar convencer a las grandes bodegas españolas de que el 5G será su solución ante la falta de conectividad de alta capacidad (fibra).

Con todas estas dificultades, su trabajo en la SGI ha sido encomiable y los avances que hemos experimentado, en implantación de la Industria 4.0 en España, son gracias a ella y a su equipo.

A Begoña Cristeto le debemos el activismo administrativo de la transformación digital. Lo queramos o no, los políticos juegan un papel fundamental en la modernización de la industria. Ella ha ejercido esta labor con empeño, dedicación y criterio.

Muchas gracias Begoña. Te deseo lo mejor. Allá donde vayas harás un gran trabajo.

octubre 24, 2017 Noticias no responses #

Tú eres uno de nuestros “players”, colabora en el primer Foro Emergentes

Tú eres uno de nuestros “players”, colabora en el primer Foro Emergentes

La colaboración, junto con las personas y la tecnología, son las claves fundamentales para consolidar la Industria 4.0 en España, al menos eso es lo que pensamos las personas que, de una u otra forma, estamos involucradas en este sector (bueno, sector de sectores). Si conseguimos edificar estos tres pilares tendremos garantías de afrontar con éxito la transformación digital en nuestras empresas.

Pero la realidad nos explota en la cara. Tenemos que admitir que los españoles no tenemos una gran cultura de colaboración. Muy al contrario, preferimos competir entre nosotros. Criticamos al contrario y nos corroe la envidia si el vecino triunfa. Así, muere cualquier posibilidad de colaboración.

No pretendo ser un ejemplo, pero sí quiero relatar la apuesta por la colaboración de Fom AT, la consultora que fundé hace ya más de dos años. Cualquier actividad promovida por Fom se sustenta en la colaboración con profesionales o empresas de diferentes sectores, y que sobresalgan por su talento o buen hacer. El primer ejemplo es el propio Comité Asesor de Fom conformado por personas muy “listas” y de amplio bagaje profesional. Algunos son empresarios y otros son profesionales autónomos o altos ejecutivos de corporaciones internacionales. Con ellos se coordinó el estudio: “Las Tecnologías IoT dentro de la Industria 4.0” editado por fundación EOI o el primer Máster en Industria 4.0 de España. Máster que, por cierto, ha finalizado su primera edición en Valencia con un rotundo éxito tras más de 350 horas de formación. Sin Peaks Business School y su director, Aristóteles Cañero, abordar tan satisfactoriamente este reto, hubiera sido imposible.

Desde el mes de agosto, Fom afronta un nuevo reto. En colaboración con AECTA y FEMEVAL estamos organizando el primer foro español de Tecnologías Emergentes para Ecosistemas 4.0. (Foro Emergentes). Es un camino nunca antes recorrido y por tanto lleno de incógnitas. Pero al final, más allá del esfuerzo y los resultados, nos queda la enorme satisfacción de hacer algo útil por la sociedad.

El Primer Foro de Tecnologías Emergentes tendrá lugar en Valencia los días 21 y 22 de noviembre de este año. Exactamente en la Ciudad de la Innovación de la Universidad Politécnica de Valencia. Bajo el lema “Meet the Players” pretendemos reunir a las 300 personas más influyentes en el desarrollo de las tecnologías emergentes en España. Contaremos con empresarios de mente abierta que han invertido en la modernización de sus fábricas, impulsando así el desarrollo de España como país. También vendrán profesionales valientes que han guiado a sus empresas por la senda de la vanguardia tecnológica, y políticos comprometidos con la nueva revolución industrial. Te invito a conocer el programa completo en www.tecnologiasemergentes.es

¡Sí, es un congreso de pago! pero gracias a nuestros patrocinadores y el compromiso desinteresado de los ponentes, hemos conseguido que sea una cantidad casi simbólica.

Ahora, a quien pido colaboración es a ti. Sí, a ti. Te pido ayuda para difundir el Congreso, bien a través de LinkedIN o de Twitter @foroemergentes. Te pido que intentes buscar un hueco en tu agenda para acompañarnos. Y si tienes una empresa, o capacidad de decisión en la que trabajas, te pido que ayudes a su patrocinio.

Hagamos efectiva la colaboración. Haz tuyo el primer Congreso de Tecnologías Emergentes para Ecositemas 4.0. Tú eres uno de nuestros “players”.

abril 12, 2017 Noticias no responses # , , ,

Mil héroes para la Industria 4.0

Mil héroes para la Industria 4.0

Confieso que me gustan los polígonos industriales y las líneas de producción. Sí, desde muy joven mi padre me enseñó a apreciar el trabajo en las fábricas, sobre todo en el ámbito de las artes gráficas, sector al que dedicó una gran parte de su actividad profesional. Siendo adolescente asimilé muchos conceptos que son propiamente industriales como fabricar más, mejor y más barato (frase que usa frecuentemente mi gran amigo Diego Sáez, cofundador de Mesbook). También aprendí de la importancia de la calidad y el servicio al cliente como impulsores del éxito. Pero sobre todo entendí que los verdaderos pilares del negocio eran las personas, sus valores y sus conocimientos.

Recuerdo perfectamente el día que mi padre me dijo que los documentos físicos, como los talonarios o impresos, desaparecerían por la llegada de la digitalización. Por supuesto no entendí absolutamente nada. Además era una predicción difícil de compartir porque su empresa pasaba por un momento de gran esplendor y estábamos rodeados de miles de papeles. Pocos años después, la digitalización provocó la desaparición de muchas empresas del sector de las artes gráficas.

Las transformaciones hay quien las intuye, pero ni los más visionarios son capaces de concretar el momento exacto en el que se van a producir.

Hoy, treinta años después, son numerosos los líderes empresariales de nuestro país que no entienden en qué va a consistir la transformación digital de su sector. Y cómo diría Javier Sirvent, ante la posibilidad de elegir entre “susto o muerte” prefieren elegir “muerte”, porque niegan la realidad a pocos años vista de que ocurra.

Estamos ante una nueva ola de trasformación industrial y es irrenunciable asustarse, pero les aseguro es que solo al principio porque el camino de la nueva revolución industrial es básicamente apasionante.

Si traemos al mundo real la metáfora de “susto o muerte” vemos que todo es medible y se fundamenta en algo tan tradicional como las personas, sus valores y sus conocimientos. Les explico, hace unos días charlaba con Ángel Ybañez, desde mi punto de vista uno de los mayores expertos de Europa en el diseño de productos conectados, y nos pusimos a discurrir sobre cuántas personas formadas en Industria 4.0 debería tener nuestro país para comenzar a experimentar una transformación realmente significativa. Tras unos cálculos sencillos, llegamos a la conclusión de que necesitamos mil profesionales formados y disruptivos. Por otra parte estimamos que sólo el 10 % de las personas que se formen llegarán a ser realmente disruptivas y capaces de generar un impacto en sus organizaciones. Por tanto, la respuesta inicial es sencilla; la industria española necesita 10.000 profesionales formados en Industria 4.0 para disponer de 1.000 superhéroes.

Con estas estimaciones, la conclusión es clara: se hace urgente la capacitación del sector industrial, tanto a nivel técnico como de negocio. Para alcanzar nuestra cifra óptima, en los próximos años se tendrían que impartir 400 masters (de 25 alumnos) en Industria 4.0, a ser posible liderados por escuelas de negocio de calidad y que aborden el tema desde la responsabilidad que les caracteriza.

Formarse en las tecnologías habilitadoras de la Industria 4.0 no es cosa fácil, hablamos de sensores, conectividad, datos, robots, impresión 3D o inteligencia artificial. Todo esto no se aprende en pocas horas, o en unas cuantas jornadas. Si queremos abordar con posibilidades de éxito la implantación de la Industria 4.0 en España, asumamos todos que tenemos que realizar un importante esfuerzo en formación y capacitación.

Los que me conocéis sabéis que me gusta mucho el término “Superhéroe de la Industria 4.0”, de hecho escribí otro artículo dedicado a Ángel García Bombín donde describía los valores que deben acompañar a un auténtico héroe de la Industria 4.0. Valores como la capacidad de innovar, la austeridad, la visión crítica de las cosas, la pasión por aportar valor a la organización y la convicción de que cada día podemos aprender algo nuevo y desarrollarnos dentro de nuestras organizaciones. No debemos olvidar que todas estas cualidades deben estar acompañadas de una alta capacidad para colaborar.

Solo puedo terminar este post de esta manera:

La industria 4.0 necesita de mil profesionales excepcionales. Si te capacitas, tú puedes ser uno de ellos ¡Asústate, pero hazlo rápido!